martes, 29 de mayo de 2007

El lado oscuro de la Dislexia

Con frecuencia encontramos referencias en páginas web que tratan de la dislexia sobre grandes genios a los que se les atribuye dicha condición: Leonardo da Vinci, Einstein, Picaso, etc. Sobre Leonardo, resulta difícil decir que fuese disléxico aun viviendo cuatro siglos antes de que se describiera la Dislexia, cuando, hoy en día, resulta "complicado" que a nuestros hijos se les diagnostique de tales. Pero no es el objeto de esta entrada tratar sobre la "genialidad" de la dislexia. Hoy aparece publicada una noticia (en inglés) que nos lleva a la otra parte, la más oscura de la dislexia, y la más grave: un trabajo realizado en una prisión de Essex ha demostrado que más del 50% de sus internos sufren de dislexia (la noticia en su versión original). La noticia no nos pilla de nuevas: ya en 2005, The Dyslexia Institute publicó un muy alarmante estudio The incidence of hidden disabilities in the prison population en el cual concluían que un 52% de la población reclusa tenía dificultades con la lectura.
El estudio realizado ahora indica que esta población es más propensa a recaer en las prácticas delictivas como consecuencia de la falta de apoyo e instrucción durante su estancia penitenciaria; en definitiva, que si analizamos los porcentajes de población reclusa con dislexia (hasta un 50%) con respecto al total de la población (entre un 10-15%, según diferentes trabajos), hay que concluir que, frente a la anecdótica "genialidad" que puede suponer la dislexia, la mayoría de ellos están en riesgo de convertirse en "carne de cañón". Y no son de extrañar los datos. Si la dislexia es causa de fracaso escolar y daños en la autoestima de los niños, de ahí a la delincuencia juvenil va un paso.
Quizás deba ser por esta vía por la que haya que tratar de interesar a las administraciones para poner medios preventivos reales en el manejo de la dislexia en la escuela.

Búsqueda personalizada

2 Comments:

At 8:58 p. m., Anonymous flora said...

Estoy completamente de acuerdo contigo sobre lo que manifiestas en el post.
De hecho, cuando he hablado en el colegio de mi hijo,con sus profesores y jefe de estudios sobre la necesidad de que aprendan a reconocer a los niños y niñas disléxicos, es precisamente por que estoy convencida, de que mucho del "fracaso escolar" del que tanto habla la administración y las autoridades educativas, no es ni más ni menos que problemas de lecto-escritura que se presentan en educación infantil y primaria, y que no se diagnostican ni se tratan.

Todos los que tenemos un hijo o hija con dislexia, hemos padecido la incomprensión por parte del profesorado, les han tachado de vagos (porque se nota que no son tontos), y así la autoestima baja y el interés por aprender o simplemente atender en clase, desaparece. De ahí a buscar otras salidas hay un paso.
La profesora de mi hijo, con 8 años, no se cortó un pelo en decirme que era "carne de cañón". Y nosotros llevábamos dos años de peregrinaje, primero con la psicóloga del colegio, y luego con otros psicólogos, para que por fin le diagnosticaran "dislexia". Pero hasta que no llevamos el informe al colegio, nuestro hijo era un "caso perdido" para sus profesores. Para colmo, su cociente intelectual estaba bastante por encima de la media.Y por el camino, su autoestima se había perdido, hasta el punto de querer suicidarse.
El profesorado, en general, necesita mucha más preparación.

 
At 6:09 p. m., Blogger nono nono said...

Parece imposible que estemos hablando en el siglo 21 de algo tan fácil de diagnosticar ,que los padres lo notamos cuando nuestros hijos son pegueños y los profesores titulados les llaman vagos o que no prestan atención. Tengo un hijo de 19 años que le han tirado un año a la basura por que no sabe expresarse ,esos maravillosos profesores y orientadores saben que esta diagnosticado de disléxa de comprensión ,estudia con grabadora y es muy trabajador, lo fácil para la tutora es decir que se dedique a otro modulo pues el que esta haciendo no es para el. Este chico dice que la vida es una mierda ,su padre expresó lo mismo que dicen ustedes que tiene que ser un ladrón o un sinvergüenza para poder vivir. Una madre muy indignada.

 

Publicar un comentario

<< Home